lunes, 17 de marzo de 2008

IMAGINACION FINANCIERA

Cómo Adquirir Independencia Financiera. Imaginación Financiera,
por Ivo Gavranovich

Si bien es cierto el dinero no es lo más importante que existe, se le reconoce como un medio que ayuda a mejorar el nivel de vida de las persona. Desgraciadamente, el dinero ha ido cobrando cada vez más importancia en la humanidad desde su aparición, y lo peor de todo es que cada vez escasea más. De tal manera que las habilidades para generar riqueza, hoy en día son sumamente importantes.







Todo el mundo reconoce la importancia de adquirir independencia financiera porque les permite llevar la vida que desean sin tener que preocuparse por el ingreso producto de su trabajo. En este artículo vamos hablar un poco sobre la inteligencia financiera la cual te permite adquirir la tan ansiada independencia financiera.


Con excepción de algunos pocos, los que acumulan grandes fortunas no lo hacen gracias a herencias o al azar. Se trata de su habilidad para generar riqueza la que los pone en esa situación. Esta habilidad se consigue como, lo que muchos llaman, inteligencia financiera. Incluso, aquellas personas que de la noche a la mañana heredan fortunas o se ganan la lotería, si no saben cómo administrar ese dinero, lo más probable es que lo pierdan rápidamente. Por el contrario, los que poseen esa habilidad generan riqueza con relativa facilidad. Un ejemplo de esto último es, el conocido inversionista norteamericano en bienes raíces, Donald Trump quien cayó en bancarrota varias veces y al poco tiempo volvió a recuperar su posición financiera líder.

Se considera que una persona adquiere independencia financiera cuando tiene mayores ingresos pasivos que los egresos necesarios para mantener su nivel de vida deseado. Ingreso pasivo es el dinero que una persona obtiene sin necesidad de trabajar o haciéndolo mínimamente.

Por otro lado, inteligencia financiera se define como el conjunto de conceptos, técnicas, estrategias y destrezas en contabilidad, legislación y finanzas que posee una persona. Dicho en pocas palabras, inteligencia financiera es la habilidad para generar dinero.







Sin embargo, tal como algunos pensamos, la imaginación es más importante que la inteligencia, y además pienso que la habilidad de generar dinero es un arte más que una ciencia. Por eso es que prefiero llamarle imaginación financiera a lo que se le conoce como inteligencia financiera. Muchas veces la inteligencia nos lleva a usar demasiado y a ciegas la lógica. Y la lógica no siempre es buena consejera, a veces nos puede bloquear. La imaginación es especialmente útil en el campo de las inversiones y los negocios, ya que se necesita mayor flexibilidad mental para asumir riesgos, modelar a un empresario exitoso, retroalimentarnos, investigar otras técnicas, predecir comportamientos de los mercados, etc. Todo esto explica el porqué algunas personas muy inteligentes no consiguen llevar adelante un negocio, o ni siquiera intentan independizarse del cheque mensual de su empleador. En contraste existen otras personas que, con apenas un nivel escolar primario, consiguen ser dueñas de varios negocios caminando exitosamente.

Por consiguiente y de aquí en adelante en este artículo, a la habilidad que tiene una persona para generar dinero le voy a llamar imaginación financiera. Entonces, trasladando conceptos me permito decir que la independencia financiera se consigue con imaginación financiera.

Cuidado si crees que, porque eres médico y tienes tu propio consultorio, tienes garantizado tu futuro financiero por el resto de tu vida. Recuerda que una costumbre de los seres humanos es: si gano más, gasto más. Es probable que cuando te jubiles, lo único que te diferencie de una persona que se desempeñó como jornalero de agricultura durante toda su vida, sea el nombre de la beneficencia pública que te acoge. No hay nada malo con las instituciones de beneficencia pública, que además son dignas de todo respeto. Simplemente quise decir que el médico pudo haber terminado es su mansión de retiro con todas las comodidades que estaba acostumbrado si hubiera tenido, además de su profesión y su negocio, imaginación financiera.
Tampoco te confíes pensando que debido a que trabajas durante ocho horas al día o más, haciendo lo que haciendo, ya es suficiente para vivir el resto de tu vida sin preocupaciones económicas. Créeme, lo único que te garantiza el trabajo duro, es el cheque de tu empleador a fin de mes. Haciendo lo mismo todos los días, no esperes obtener resultados diferentes.

Sigue trabajando duro, muy duro, durísimo, que al final de tu larga carrera como empleado, cuando te retires a los 65 años, en el mejor de los casos tendrás una pensión de jubilación que, por lo general, te obligará a reducir tu estándar de vida para poder subsistir. Sin embargo sabemos que la realidad es peor aun, ya que la mayoría de gente cuando se jubila, no sólo no tiene un centavo en su cuenta de ahorros, sino que es dueño de un pasivo enorme; y si no tienen hijos generosos, termina durmiendo en la calle.

Muy distinto es el otro escenario, que te jubiles con la tranquilidad que te brinda un ingreso garantizado por el resto de tu vida, con el cual puedes continuar o mejorar el estándar al que estabas acostumbrado. Un ingreso con el cual nunca más te vas a preocupar por la boleta de pagos de tu empleador o por el cheque de la jubilación. Un ingreso que te permita viajar por placer cuando quieras y a donde quieras. Un ingreso que te permita hacer las actividades diarias que te gustan. Incluso puedes pensar en el retiro antes de la edad estipulada. La imaginación financiera te permite todo esto; si aún no la tienes, te aconsejo que hagas lo necesario por adquirirla.

Cuando de dinero se trate, sé generoso. Ayudar a los demás es una cualidad que te permite asegurar que lo que tienes hoy lo conservarás e incluso lo aumentarás en el futuro. Además, controla que el dinero no te cause obsesión. Pensamientos de egoísmo y obsesión te causan estrés y desgaste innecesario de energías. Los pensamientos influyen sobre la química de nuestro cuerpo generando estados emocionales positivos o negativos. El pensamiento y los estados emocionales se conectan por medio de substancias químicas cerebrales llamadas neurotransmisores. Cuando alimentamos pensamientos como egoísmo, odio, obsesión y celos, los neurotransmisores generan toxinas perjudiciales para la salud. Por el contrario, los pensamientos positivos nos ayudan a conservar buena salud.

Desarrolla tu imaginación financiera y empieza a aplicarla en tu vida. Por cierto, ésta no se consigue de la noche a la mañana; pero tampoco debes esperar terminar de aprenderla para empezar a aplicarla. Nunca se termina de aprender algo, además el conocimiento y la imaginación se van agudizando en el camino.

Si te gusta comprar acciones en la bolsa de valores, métete en ella. Si confías más en las inversiones en bienes raíces, adelante. Si conoces más sobre metales preciosos, haz negocio con ellos. Si más cómodo te sientes creando tu propia empresa, pues créala. Como te darás cuenta, no hay algo que sea mejor que lo otro, todo depende de ti y de tu entorno. Actúa y diviértete haciéndolo.

Cuando en el párrafo anterior mencioné “tu propia empresa”, no lo confundas con el término “tu propio empleo”; ya que haciendo esto último, lo único diferente que habrías hecho con respecto a trabajar para otros, es que ahora eres empleado de ti mismo, pero sigues dependiendo de un sueldo mensual. Si un día te enfermas y dejas de trabajar, ese día dejas de comer también, aunque se trate de tu propia empresa. En consecuencia, lo que te trato de decir es que hagas de tu negocio un sistema. Un sistema que trabaje pera ti y no te esclavice y esto se consigue con imaginación financiera.
Crear un sistema significa diseñar un programa que genere dinero automáticamente, incluso mientras estás durmiendo. Un sistema no necesite de tu presencia para funcionar. Generar un sistema del negocio con imaginación financiera te permite hacer que el dinero trabaje para ti, y no que tú trabajes para el dinero.

Una vez decidido tu negocio (bolsa de valores, bienes raíces, tu propia empresa, o cualquier otro), debes crear un mapa del mismo. Ten en cuenta que lo que funciona para unos, no necesariamente funciona para otros; sin embargo, en términos generales, tu mapa debe incluir los siguientes puntos:
Dominar las técnicas que necesita tu negocio: estructuración, estrategias de entrada y de salida, negociación, análisis.

Refina y ajusta continuamente tus técnicas para asegurar el crecimiento.

Crea un sistema y rodéate de un equipo de personas que te ayuden en aquello que no dominas.

Protege tu negocio con seguros, licencias y las certificaciones necesarias.

Usa los beneficios que la ley de tu país otorga a los inversionistas. Por ejemplo, son muy comunes algunos beneficios en la hora de pagar impuestos.

Existen muchos métodos para desarrollar imaginación financiera. Sin embargo, la alternativa que nos ofrece la PNL es muy rápida y efectiva, porque actúa directamente sobre el subconsciente. La PNL nos enseña los patrones de funcionamiento de nuestra inconsciencia, cómo usarlos y cómo modificarlos a fin de responder al exterior de tal manera que nos favorezca. Tú puedes proyectar esta filosofía de vida a tus finanzas, para hacer inversiones y poseer negocios exitosos sin los temores que anteriormente te bloqueaban. Dicho de manera sencilla, la PNL te instala programas y creencias en tu inconsciencia que te permiten adquirir las habilidades que estás buscando rápida y eficazmente. Los otros métodos te pueden dar la teoría completa, pero no te dicen como aprenderla.

Si eres de las personas que han acumulado mucha información sobre el tema, pero no sabes cómo usarla, tampoco sabes cuándo ni cómo empezar; confía en ti y anímate a asumir riesgos. Debido a que el aprendizaje se da únicamente cuando hay movimiento, más vale una acción con resultados caóticos, que la inactividad o la espera.

No temas cometer errores. Acepta los errores como el descubrimiento de una ruta equivocada. Es decir, míralos como un resultado, no como una falla. Además, aprende de ellos. No desesperes que en algún momento empezarás a obtener buenos resultados en tus negocios.

No te dejes desanimar por gente que viene con ideas destructivas acerca de tu proyecto de negocios. Sin importar si vienen con buena o mala intención, respóndeles con una pregunta: “¿Eres inversionista? ya que te permites decirme estas cosas” Si te responden que “sí”, entonces les pides un consejo. Si te responden que “no”, les das las gracias por sus comentarios y añades que tú sólo prestas atención a las personas que tienen experiencia en aquello que quieres hacer ahora.

Probablemente estas pensando: “esto no es para mi, yo no tengo ni un centavo para empezar un negocio.” Yo te digo, no te preocupes, lo único que necesitas es imaginación y ganas de empezar. Y recuerda, en los negocios hay escalas, es decir hay negocios grandes y los hay pequeños, además también recuerda que siempre se avanza de menos a más.

No dejes el tema de tu futuro financiero al azar. Toma control sobre él. ¡Desarrolla tu imaginación financiera ahora!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ALEXANDER PONTE D
DF-MEXICO

estube buscando temas asi, me encanto tu recopilacion, me fanino tanto que la lei toda, y hasta donde fue el extremo que me lei todos tus contenidos de tu blog, me tardo casi una hora, y la verdad los temas estan bien interesantes, sali con una mentalidad positiva muy alta.

GRACIAS POR TU MARAVILLO APORTE A LA EDUCACION FINANCIERA Y A MUCHO MAS.

andrea dijo...

bueno este artuculo me parecio interesante hay varios niveles que podemos manejar sobre el dinero y como lo queremos ganar por ejemplo me parece muy buena alternativa crear mi propia empresa estener mas libertad fianaciera.

Anónimo dijo...

No imaginas cuánto necesitaba estas enseñanzas que has compartido. Mil Gracias (Ángela G)